Nuetro periódico Vecinos sale el lunes, adelantamos el Editorial

El Polígono merece una programación cultural                          Llevamos años, desde la Asociación de Vecinos El Tajo, demandando al Ayuntamiento una buena puesta al día de la sala Thalía del Centro Social Polivalente. Era urgente, en primer lugar, acometer las obras para subsanar las graves deficiencias que estaban llevando a la sala a un deterioro irreversible: goteras, inundaciones, mal estado de los camerinos y de las instalaciones sanitarias, etc.

En segundo lugar, pedíamos la reposición de todo el material perdido y estropeado. La incuria y la desidia han sido la causa de la pérdida de importante material audiovisual, que ha ido desapareciendo con los años. En una inspección que hizo la asociación, pudimos comprobar la existencia de más de treinta focos inutilizados y almacenados por falta de mantenimiento (hay que tener en cuenta que cada uno de esos focos tiene un precio medio superior a los doscientos euros). Junto a estas mejoras imprescindibles, pedíamos también al Ayuntamiento la compra de un equipo de sonido, además de la presencia, siempre que hubiera en la sala algún acto, de algún responsable al cargo de la iluminación, del sonido y del cuidado de la sala.

¿Y todo esto, para qué? El objetivo final es explotar todo el potencial cultural que un espacio tan bueno como este que tenemos en el barrio pueda dar de sí, que no es poco. Hasta ahora la sala Thalía está infrautilizada. De hecho, casi la única actividad periódica que organiza el Ayuntamiento es el cineclub municipal, con una buena acogida por parte de la población (con una media de unos ciento veinte espectadores en cada sesión). Aparte del cineclub, ¿qué actividades teatrales o musicales proyecta el excelentísimo Ayuntamiento de Toledo para un barrio que supera los veinte mil habitantes?

Sería bueno, y es lo que muchos pedimos, que en la programación cultural de cada temporada se incluyeran en nuestro barrio algunas obras de teatro, algunos conciertos, espectáculos de danza, obras para los niños (“teatro en familia”, etc.). Aparcar en el Polígono es más fácil que hacerlo en el casco. El teatro de Rojas es un lujo para todos los toledanos y los aficionados a las artes escénicas o a la música no van a dejar de acudir allí cada temporada, pero no está de más que los responsables del Ayuntamiento hagan un esfuerzo por acercar la cultura a los barrios. El espacio lo tenemos; los espectadores, también. Solo falta el espectáculo.

 No lo llamen externalización, digan privatización                            Los políticos acostumbran, mal hecho, a pervertir el lenguaje hasta extremos que impiden a la ciudadanía conocer la verdad. ¿Y por qué lo hacen? Casi siempre, por esconder su incompetencia o su manipulación. Es el caso del nuevo hospital de Toledo, sobre el que tanto el actual gobierno socialista como el anterior, de infausto recuerdo, se emplean a fondo para que no conozcamos qué están haciendo con nuestro dinero, el de todos y todas, y tampoco, quién se beneficia de un negocio de millones de euros.

Y por supuesto, no traten de disimular lo que es evidente e irrefutable. El Gobierno de Page ahora y el de Cospedal antes, ponen en bandeja a las constructoras privadas un suculento negocio con cuatro hospitales y cuatro centros de especialidades de Toledo, que además, pueden terminar en manos de voraces fondos de inversión extranjeros. ¡Necesitamos explicaciones urgentes!

 

Comments are closed.